Texto: Aprendiendo a ser madre de un niño con autismo

APRENDIENDO A SER MADRE DE UN NIÑO CON AUTISMO

Las madres de los niños con Autismo necesitan especial atención por parte de profesionales de la salud, concluyen los investigadores Eliene Batista Alves da Silva Ferreira y Maysa m. Ribeiro, autor del estudio “Aprendiendo a ser madre de un niño con Autismo.” “El diagnóstico de autismo trae fuerte impacto en las vidas de las madres”, señalan los autores.

Las madres entrevistadas de niños con Autismo para el estudio, los investigadores observaron que la mayoría de las madres sentían que sus hijos tuvieron comportamientos diferentes, aunque no sospechaban el síndrome. Las características en el comportamiento de los niños más a menudo reconocidos por estas madres eran problemas de pareja, intolerancia al ruido, la falta de dificultades de unión y de comunicación.

Las madres también informaron que el diagnóstico fue realizado por un médico, y que las características se hicieron más evidentes a medida que el niño crecía y entraba en contacto con otras personas.

Las respuestas de los participantes en el estudio fueron analizados por las madres del estudio a partir de cuatro categorías: (1) el reconocimiento de las características del autismo, (2) la dificultad de aceptar el diagnóstico, (3) que experimentan los prejuicios y el miedo al futuro, y (4) dificultades en el cuidado del niño.
Durante las entrevistas, algunas madres fueron contradictorias respecto síndrome: a veces afirmaba que su hijo tenía Autismo y otras lo negaban. Esta contradicción, según los investigadores, pone de manifiesto la dificultad de aceptar el diagnóstico, que a menudo lleva a las familias a buscar otros médicos con la esperanza de oír una evaluación diferente.

Los autores comparan la reacción de las familias ante el diagnóstico de autismo a las cinco etapas que atraviesa una persona cuando descubre que tiene una enfermedad. Estas etapas son: (1) Shock y negación, (2) la ira, (3) la negociación, (4) la depresión y (5) la aceptación. En la etapa de la negociación, la familia “busca la curación” del niño con el personal médico, los amigos e incluso con las fuerzas divinas, a cambio de promesas y sacrificios. En la etapa de aceptación, sin embargo, la familia cree que el diagnóstico es correcto y aprende a vivir mejor con la condición del niño.

TRADUCIDO POR ASPAU
Texto escrito por Silvana Schultze